NOVEDADES BIBLIOGRÁFICAS

 

 

  

 

 

 

Negociaciones en familia

 

 

Las empresas familiares son aquellas en las que la propiedad del capital y el gerenciamiento están en manos de una o más personas que pertenecen a una o varias familias. En la Argentina, hace una década, las empresas familiares representaban más del 30 % del PBI y el 76% de unidades productivas. En el día de hoy las empresas familiares generan el 68% de los puestos de trabajo.

Así como son de importantes en nuestra economía son de complejas en su funcionamiento.

El momento en que con más intensidad se manifiesta esta complejidad es en el proceso de la toma de decisiones.

¿Cuáles son las decisiones más complicadas o conflictivas?

Resolver quién está más capacitado para cada tarea, cómo se cubren los puestos jerárquicos (se sigue la cronología familiar, dirige el mayor de los hermanos), cuándo se invierte en modernizar la tecnología (muchas veces el criterio es el gusto personal), establecer retiros y remuneraciones (no se toman los valores de mercado, cuando un hijo se casa o tiene a su vez su propio hijo, pasa a retirar o a ganar más), establecer el tan temido tema de la sucesión ("de eso no se habla").

La familia es nuestro primer grupo humano, es en el que más intensamente se juegan los afectos y las pasiones. En las empresas familiares aparecen con más frecuencia e intensidad que en otras problemas personales; muchas dificultades aparecen cuando las necesidades de la familia son prioritarias en relación a las necesidades del negocio.

Habitualmente se tiene la idea que se negocia solamente con los de afuera, proveedores, clientes, competidores, etc., así se pierde una herramienta muy noble para resolver conflictos. En las empresas de familia la mayoría de los conflictos se resuelve con la imposición de la idea, con la renuncia o expulsión de la familia de aquél que es definido como "traidor", con el fallecimiento de alguno, el divorcio de otro, o la venta de la propia parte al otro u otros. Una solución más reciente es la venta a un grupo inversor. Cualquiera de estas soluciones implican una pérdida grande, mucho dolor, acompañado la mayoría de las veces, de una pérdida de la competitividad de la empresa.

Contar con instancias de conversación de los temas de gestión, sean conflictivos o no, aumenta notablemente la capacidad de sus miembros para resolverlos y les permite disponer de su energía creadora para el desarrollo y crecimiento de las dos instituciones: la familia y la empresa.

 


Por Eduardo Press.

 

 

 

 

 

 

Volver a novedades

 
©2003Eduardo Press Consultores
Virrey del Pino 2446 1° C - (1426) Capital Federal - Argentina
Tel. (54-11) 4783-7443 Fax. (54-11) 4543-7307