NOVEDADES BIBLIOGRÁFICAS

El Cronista Comercial, 19 de marzo de 2004

EL AUTORITARISMO DE LOS JEFES TIENE COSTOS OCULTOS

Cuadro de texto: El maltrato laboral alienta el ausentismo y los juicios.

 Las empresas prestan poca atención a las actitudes despóticas de los jefes. Sin embargo, pagan un alto costo en baja de productividad y reclamos ante los Tribunales

 

Alejandra R. Ballester Buenos Aires

Es poca la conciencia que existe sobre el maltrato laboral: las empresas no prestan atención al tema y los empleados, muchas veces aferrados a su puesto por la falta de oportunidades en el mercado, se sienten con pocas armas para defenderse. Sin embargo, la falta de prevención de estas situaciones redunda en altos costos ocultos. ‘Ausentismo, accidentes de trabajo, juicios laborales, desmotivación y rotación elevada son consecuencia del mal clima generado por el maltrato. Las empresas deberían prevenirlo”, afirma Eduardo Press, psicólogo organizacionai, director de Eduardo Press Consultores. Por el contrario, las compañías en las que se respeta a las personas son más atractivas, crean vínculos de fidelidad con los empleados y tienen mayor productividad.

 Pero las situaciones de mal trato a veces son minimizadas y otras naturalizadas: “siempre se hizo así”, suele ser la explicación. Y no son lo mismo las agresiones esporádicas que el maltrato, que consiste en actitudes autoritarias, abiertas y públicas: todo el mundo las nota e involucran al grupo. Otra cosa es el mobbing, o acoso moral, que es más intenso, oculto e intencionado, dirigido a una persona a la que se discrimina o se toma de punto tanto de arriba hacia abajo como a nivel horizontal.

 Cuadro de texto: “Una firma que tenía 5 juicios laborales por año los redujo a cero al mejorar el clima laboral”, dice Press
                               Cuadro de texto: “En un pleito, la empresa es la responsable por el maltrato, no el jefe”, dice Sigal

“El año pasado fuimos consultados por una empresa para que los ayudáramos a lograr mayor compromiso de sus gerentes. Encontramos que las instrucciones al personal se daban en forma autoritaria y había poca paciencia con los empleados nuevos. La firma tenía unos 5 juicios laborales por año por que la gente se iba enojada. Una de las consecuencias del trabajo de mejoramiento del clima laboral fue que terminaron el año sin ningún juicio”, explica Press. A veces las situaciones de malestar se generan entre los mismos empleados. En otra empresa, citada por Press, las emplea das mujeres se sentían incómodas por los chistes y alusiones sexuales de sus compañeros varones mientras miraban páginas web pornográficas. Esto había sido comunicado por una encargada al CEO, que no le había dado importancia. Y el trabajo se veía complicado por la mala relación en el grupo.

“Las personas que dirigen la empresa son responsables de atender el factor humano. No suelen hacer el mismo seguimiento de la Bolsa y lo que pasa con su gente”, dice Press.

Ernesto Segal adjunto de la cátedra de Derecho administrativo y procesal del trabajo, de la UBA, recuerda que la responsable ante la ley es la empresa, no el jefe que maltrata.

Ante las numerosas denuncias de enfermeros de clínicas privadas maltratados por sus jefes, Segal, que es abogado del sindicato, opta por mandar cartas al CEO. “Los empleados son de la empresa, no del jefe. Muchas autoridades dicen desconocer lo que sucede”, afirma.

“En la causa Quiroga contra Telecom, se condenó a la empresa y se hizo una denuncia por malos tratos generalizados para forzar a los empleados a aceptar un retiro voluntario, en la época posterior a la privatización”, cuenta Segal. En general, resulta difícil probar el maltrato en juicio, porque el jefe que acosa suele hacerlo en privado. No son comunes casos como el de Wal Mart en 1998, en Córdoba, cuando todas las empleadas fueron palpadas en un patio porque faltaba dinero. Ante la falta de pruebas, se esgrimen otras causas: pagos en negro o incumplimiento de convenio.

Volver a novedades

 
©2003Eduardo Press Consultores
Virrey del Pino 2446 1° C - (1426) Capital Federal - Argentina
Tel. (54-11) 4783-7443 Fax. (54-11) 4543-7307