NOVEDADES BIBLIOGRAFICAS

LANACION.com 

 

Suplemento Empleos

 

Cómo evitar la rutina

 

Por Marilina Esquivel 

 

Muchas empresas incorporaron juegos con la intención de que los empleados se distiendan. Construyen campos deportivos y disponen de salas de recreación para usar en horario laboral

 

En las empresas, los juegos casi siempre están reservados a actividades de capacitación y al divertimiento de los hijos de los empleados durante los días de visita. Sin embargo, cada vez más las compañías entienden que es bueno que los adultos jueguen. Por eso construyen campos deportivos y disponen de salas de recreación para usar en horario laboral.

"El trabajo rutinario es una de las fuentes de insatisfacción en el trabajo, casi tanto como la falta de reconocimiento y el maltrato", señala Eduardo Press, director de la consultora homónima y experto en psicología organizacional. Modificar la modalidad de trabajo no es una opción para muchas empresas. Pero seguramente casi todas pueden ofrecer actividades recreativas que aligeran la monotonía.


Para eso, Press dice que es necesario crear una cultura que incluya el corte de la rutina. Es el caso de Isenbeck, que logró vincular la estrategia del negocio con el bienestar de su gente.


"Hicimos una promoción con metegoles e, internamente, la idea prendió mucho. Así que nuestros empleados pueden disponer de uno. Se arman torneos. Eso es bueno porque alentamos el trabajo en equipo. Por otro lado, necesitamos fomentar la diversión como parte de nuestra cultura.


Buscamos transmitir un espíritu descontracturado y poco solemne", dice Cecilia Artusi, gerente de Comunicaciones de la cervecera.


El 60 por ciento de los empleados de la empresa son hombres. "Pero las mujeres también se enganchan", asegura Artusi.
  


La elección correcta


Los juegos para elegir dependerán de las características de cada organización, su gente y el espacio con el que cuentan. Para  aquellos empleados que pasan gran parte del día abocados a tareas intelectuales, Press recomienda las actividades manuales o corporales como el tenis de mesa y el metegol. Quienes desempeñan tareas que comprometen el físico se benefician con divertimientos que requieran de análisis, y para relajación, los juegos de mesa y de ingenio.


"Ambos grupos se beneficiarían al disponer de una pequeña biblioteca y espacios para escuchar su música favorita. Todas estas actividades son de muy bajo costo y fáciles de implementar. Es muy importante que las actividades antirrutina no se conviertan en actividades rutinarias, siempre en el mismo horario o con una oferta pobre de opciones", añade.

"La idea es transmitir que no se puede estar ocho horas trabajando", dice Gabriela Del Zotto, gerente de Recursos Humanos de Novo Nordisk, sobre Re-creación, como se denomina la sala en la que los empleados pueden relajarse y tomar refrigerios.

En el salón hay un equipo de música, un televisor color de pantalla plana, diarios, revistas y una Play Station 2. "Actualmente la estamos remodelando para que sea más cálida, acogedora e invite al relax. Es un lugar para descansar, distendernos y crear. Apuntamos a lograr equilibrio entre la vida personal y laboral, y éste es un espacio para renovar energías que van a llevar a tener más poder de concentración y mejor desempeño", dice Del Zotto.


¿Todo debe ser medido?


Ante la pregunta de qué grado de formalidad deben tener estas propuestas lúdicas y si es necesario comprobar de manera concreta que mejoran el rendimiento, Press opina: "Podemos estar bien contentos de saber que la gente que se siente motivada, trabaja en un clima y ambiente agradable y siente que es tenida en cuenta, trabaja mejor. Sabemos que esto da mejores resultados: no solamente produce más, sino que se enferma, falta y equivoca menos. ¿Cuál es el valor de que una persona esté contenta o no de venir a trabajar cada mañana?"


"Nunca pensamos en medir los resultados del uso -dice Artusi-. Este se relaciona con la descarga y el placer de tomarse unos minutos para el descanso y la charla con amigos." En Isenbeck, la sala del metegol, en la que también se puede tomar refrigerios, es usada principalmente después de reuniones largas y presentaciones de resultados. También la usan los vendedores cuando llegan a la empresa después de vender en la calle.

Relacionar las propuestas de juego con el control que las empresas pueden ejercer sobre la misma -quién los usa y en qué medida- eliminaría de raíz los efectos positivos que se buscan. Pero a la hora de ofrecer divertimientos a los empleados, para Press hay que tener en cuenta el ejemplo de los directivos. "Si los empleados creen que sus superiores no hacen lo que tienen que hacer, seguramente abusarán de las actividades antirrutina", asegura.

 

 

Volver a novedades

 

©2002 Eduardo Press Consultores
Virrey del Pino 2446 1° C - (1426) Capital Federal - Argentina
Tel. (54-11) 4783-7443 Fax. (54-11) 4543-7307